UnDécimo Foro #EmergenciaCultural

Esta noche Foro Emergencía Cultural #CulturadelaNoViolencia

Derechos de la Naturaleza y Tauromaquia.Protección de los Seres Sintientes vs. Tradición Cultural

Comenzando este año el Alcalde de Medellín logró cancelar las corridas de toros en la ciudad. Cuando la primera autoridad de la ciudad anuncia una decisión de este tipo, tiene todo el peso de su autoridad y la confianza de la ciudadanía.

En Bogotá la Alcaldesa Claudia López afirma que no se destinarán recursos públicos pero que respetará las actividades del gremio. Su bancada sugirió aumentar los impuestos y disminuir los incentivos a esta actividad.

Tiene la alcaldesa «las manos atadas» en este asunto?

El debate, que ha pasado por las altas cortes, parece seguir abierto: la tauromaquía y otras actividades de marcada crueldad con los animales como las peleas de gallos, son consideradas expresiones artísticas y tradicionales. Hacemos un recuento para entender mejor la situación:

En noviembre de 2004 nació la Ley 916 que reglamenta todas las actividades relacionadas con la Tauromaquia. En agosto de 2010 la Corte Constitucional las consideró actividades culturales reguladas pero canceló la destinación de presupuestos públicos. La Sentencia C-666/10 de la Corte Constitucional permitió la realización de las corridas de toros en Colombia bajo algunas condiciones como que los animales reciban protección especial contra el sufrimiento y el dolor durante las actividades y que las corridas se desarrollen en municipios en los que estas sean manifestación de una tradición regular y periódica. En julio de 2012 el entonces alcalde de Bogotá Gustavo Petro prohibió las corridas de Toros en la Plaza Santamaría.
En septiembre de 2014 la Corte Constitucional ordenó a las autoridades bogotanas «adoptar mecanismos que garanticen la continuidad de la expresión artística de la tauromaquia y su difusión».
En 2015 la Alcaldía Mayor de Bogotá realizó una consulta antitaurina que a pesar de ser aprobada fue luego rechazada por el Consejo de Estado en relación a la sentencia de la Corte Constitucional.
En Enero del 2016 la Ley 1774, o Ley del maltrato animal, excluyó de su artículo 5 (que habla sobre “conductas que constituyan hechos de violencia contra animales”) a las corridas de toros y otras actividades como rejoneo, novilladas, coleo, corralejas y peleas de gallos
En 2017 la Corte Constitucional por un lado ordenó al Congreso legislar sobre el tema, y meses después revivió la Consulta Antitaurina
En 2019 el Senador Petro incluyo un articulo en el proyecto de ley animalista que prohíbe a Alcaldes y entidades públicas invertir recursos públicos en espectáculos públicos con animales.

Desde la perspectiva de los Derechos de la Naturaleza, defender una practica cultural, aceptada por la ley como «expresión artística tradicional» es continuar con la primacía del disfrute humano por sobre las demás especies. Aunque una importante etapa de la historia de Colombia está asociada con la cultura taurina, aunque hay expresiones definidas como patrimoniales y por supuesto hay un sector productivo asociado al tema, la disputa entre el derecho a las expresiones artísticas y el Derecho de los Animales a no ser maltratados, ni explotados no va a quedarse zanjada simplemente por no destinar recursos públicos. Los defensores de animales en Bogotá y otras ciudades estamos presentes y manifestándonos para que los planes de gobierno mantengan su sentido para que estos espectáculos no se vuelvan a repetir en la ciudad.