Resaltamos la aprobación del Proyecto de Acuerdo 013 de 2020 «Por el cual se desincentivan las Prácticas Taurinas en Bogotá»

Tomado de: https://www.facebook.com/notes/colombia-sin-toreo/resaltamos-la-aprobaci%C3%B3n-del-proyecto-acuerdo-013-de-2020-por-el-cual-se-desince/1479161712266933/

RESALTAMOS LA APROBACIÓN DEL PROYECTO ACUERDO 013 DE 2020 “POR EL CUAL SE DESINCENTIVAN LAS PRÁCTICAS TAURINAS EN EL DISTRITO CAPITAL Y SE DICTAN OTRAS DISPOSICIONES”, AUNQUE CONSIDERAMOS PERTINENTE ACLARAR LO SIGUIENTE: Se tiene claro el alcance legal del Concejo de Bogotá, entendiendo que no tiene la potestad de prohibir las reprochadas actividades taurinas ni ninguna de las restantes excepciones de las leyes de protección animal colombianas, direccionadas por la Corte Constitucional de Colombia solo al Congreso de la República, que puede abolir o regular tales prácticas.

La noticia de la aprobación del acuerdo en mención lleva un halo de esperanza a la ciudadanía, cansada hace mucho tiempo, de este tipo de explotación animal y a las personas y organizaciones que en mayor o menor medida se han involucrado particularmente en una postura antitaurina.

Sin embargo, teniendo en cuenta la experiencia técnica, legal y fáctica, el Nodo Bogotá de la Coalición Colombia Sin Toreo, se permite informar:
1. El gremio taurino anunció demandas contra el Acuerdo. Con esta probable discusión judicial en las altas cortes revisaremos cómo apoyar en su momento, mientras por efecto del mismo acuerdo y por las medidas para combatir la pandemia de la Covid19 harán difícil la realización de la temporada taurina en Bogotá en 2021.

2. Como Coalición Colombia sin Toreo, previamente a la discusión del Proyecto de Acuerdo en la plenaría del Concejo, nos posicionamos a favor de la aprobación del acuerdo, pero en contra del mantenimiento de dos artículos específicos que consideramos claramente inconvenientes:
Artículo 7. FECHAS AUTORIZADAS. Sólo podrán realizarse actividades taurinas en las fechas que fije la Secretaría Distrital de Cultura, Recreación y Deporte, que en todo caso no podrán ser más de tres (3) domingos entre enero y febrero, y uno (1) en el mes de agosto.

Para este artículo propusimos que se eliminara la fecha del mes de agosto, al considerar que las llamadas novilladas del festival de verano realizadas en el mes de agosto en Bogotá no cumplen los criterios de tradición regular, periódica e ininterrumpida expuestos en la Sentencia 666 de 2010 de la Corte Constitucional, en tanto estas novilladas solo se desarrollaron por espacio de 8 años en las Alcaldías de Lucho Garzón y Samuel Moreno.

Mientras que en las administraciones de Gustavo Petro y Enrique Penalosa no se llevaron a cabo, por lo que ningún criterio sociológico de tradición puede avalar que esto sea una tradición. Lo anterior fue socializado verbalmente con la autora del acuerdo en el mes de enero.

Entendemos que el Consejo de Estado en su fallo que sepultó la Consulta Antitaurina por una Bogotá sin toreo y en una sentencia posterior de la Corte Constitucional de Colombia, incluyeron las novilladas de agosto asumiéndolas como tradición, pero no hubo ningún tipo de sustento a esta inclusión constituyéndose en lo que popularmente se denomina un “mico”. Por ello, consideramos que no era correcto que el Concejo de Bogotá avalara esto incluyéndolo en el acuerdo.

En la discusión del acuerdo se aprobó una proposición que modifica el acuerdo anotando que solo podrán realizarse tres fechas, dejando aún incierto si las novilladas de agosto estarán incluidas o no.

Artículo 10. COSTOS O GASTOS DE OPERACIÓN. Todos los gastos de operación de los eventos taurinos, incluyendo los de vigilancia o seguridad interna y externa a la Plaza, serán asumidos conjuntamente entre el organizador y la Administración Distrital. Esta obligación podrá pactarse en el contrato que se suscriba para tal fin.

Para este artículo propusimos eliminar la participación de la administración distrital en tanto contraviene la sentencia 889 de 2012 de la Corte Constitucional de Colombia, que afirma que el Estado no puede promover dicha actividad ni destinar recursos públicos para su financiación y es su deber desincencentivar estas prácticas. En adición, estaba en contravia de lo expresado por la actual alcaldesa Claudia López, quien en repetidas ocasiones afirmó que no se destinarán recursos públicos para la realización de eventos taurinos. En la discusión del acuerdo, este punto por fortuna fue subsanado.

3. Lamentamos que se haya suprimido el Artículo 6 sobre consumo de sustancias prohibidas, que por una mala redacción debió establecer específicamente la prohibición del consumo de alcohol en la plaza, dejándolo a criterio de la Administración Distrital. Es de resaltar que las autoridades gracias a la presión ciudadana, sobre todo de la comunidad animalista, intentaron controlar el consumo de estas sustancias en los últimos días de la temporada taurina 2020, en ese sentido esperamos que el control se realice según las normas de seguridad y convivencia ciudadana.

4. Del Acuerdo destacamos de forma positiva que según las competencias del Concejo de Bogotá, se aumentan los impuestos a los eventos taurinos, por lo que ahora los empresarios deberán invertir más. Además, los taurinos en su publicidad deberán incluir en un 30% información sobre el maltrato animal en las corridas y que las campañas educativas de cultura ciudadana de desincentivo de las corridas quedan establecidas formalmente con presupuestos incluidos.

5. Señalamos el dilema ético que implica que el Instituto Distrital de Protección y Bienestar animal reciba recursos de los impuestos a la actividad taurina, pero entendemos que estos impuestos se direccionan a las entidades del Distrito, no por complacencia o altruismo de los taurinos, sino como una obligación contractual de la realización de su actividad.
6. Esperamos que la discusión judicial que se derivará del Acuerdo implique un avance jurisprudencial para la lucha por los derechos de los animales.

Destacamos que la ciudadanía tiene derecho a solicitar y exigir participación en la construcción y debate de este tipo de iniciativas, hacer una solicitud respetuosa no solo es legal sino es un deber, por lo tanto agradecemos especialmente a las Concejales María Victoria Vargas, María Fernanda Rojas, Ati Quigua, Ana Teresa Bernal y Eduard Anibal Árias Rubio por atender y apoyar las objeciones que manifestamos al Proyecto de Acuerdo. También agradecemos al Concejo de Bogotá en general por la atención prestada al reclamo ciudadano y por tomar decisiones en favor de los animales.

Nos reafirmamos como Coalición Colombia sin toreo en nuestro objetivo de buscar la abolición de la tauromaquia y en general contra todo tipo de explotación animal por vías legislativas, por lo que nuestro trabajo seguirá hasta lograr la abolición.