Ati Quigua presentó tutela para defender las garantías a la participación política de los pueblos indígenas, los movimientos sociales y afiliados del Movimiento Alternativo Indígena y Social – MAIS, frente a decisiones ilegitimas, ilegales e inconstitucionales al interior del movimiento.

La tutela presentada por la concejal indígena de Bogotá busca salvaguardar que las decisiones se adopten en los espacios políticos propios para la participación, la deliberación al interior del Movimiento Alternativo Indígena y Social – MAIS, conforme con sus Estatutos, a la ley en materia electoral, los principios constitucionales sobre la democracia participativa y el pluralismo jurídico de los pueblos de la diversidad étnica.

En el MAIS convergen manifestaciones identitarias y culturales diversas como son los pueblos indígenas, negros, afros, raizales y palenqueros, sectores sociales alternativos y campesinos, cuyas dinámicas de toma de decisiones no pueden ser obviadas en el marco de las amplias brechas socioeconómicas y digitales en los territorios apartados de los cuales sus miembros son mayoría, más aún cuando el propio movimiento se ha propuesto como una alternativa a las formas tradicionales de hacer y ejercer la política para incidir efectivamente en la construcción de una propuesta de país, que recoja la diversidad y la pluralidad de visiones políticas sobre la urgencia de participar con una agenda propia, en donde los pueblos y comunidades sean pactantes y no pactados.[1]

En este sentido, los cuestionamientos puestos en el escenario político y jurídico por la lideresa indígena del Pueblo Arhuaco, más que obedecer a los últimos hechos ocurridos en materia político-electoral, obedecen a reflexiones estructurales y de funcionamiento del MAIS.

La concejal de Bogotá Ati Quigua, como miembro de la Dirección Nacional por derecho estatutario, se vio obligada a acudir al mecanismo de tutela después de que el Consejo Nacional Electoral – CNE, no se pronunciara sobre las impugnaciones por ella interpuesta meses atrás, por las arbitrariedades en la toma de decisiones al interior del movimiento, las cuales calificó de ilegitimas, ilegales e inconstitucionales.[2]

La tutela interpuesta fue admitida por el Magistrado Jesús Emilio Múnera Villegas de la sala Civil del Tribunal Superior del Distrito Judicial de Bogotá, quien ordenó vincular a las partes e intervinientes dentro del trámite que es objeto de la súplica, así como a la Organización Nacional Indígena de Colombia –ONIC, concediendo a los convocados y vinculados el término de un día para que, si a bien lo tienen, ejerzan su derecho de defensa, haciendo especial énfasis al Consejo Nacional Electoral – CNE, para informar detalladamente todo lo relacionado con las «impugnaciones» presentadas por la accionante frente a las decisiones adoptadas en la III Convención Nacional del Movimiento Alternativo Indígena y Social MAIS y en la IV Dirección Nacional y Consejo de Fundadores del MAIS.

A 31 años de la Constitución de 1991 el mayor consenso social de nuestro país es necesario garantizar la participación real y efectiva de la diversidad étnica, los sectores sociales excluidos y otros que históricamente han sido marginados políticamente en nuestro país, como base de la construcción de un Estado Social de Derecho.[3]

La tutela busca fortalecer la democracia interna, el pluralismo político, la libertad de expresión y salvaguardar el Movimiento de la obsecuencia política y el riesgo de ser asimilado y homogenizado, subordinado a ideas ajenas a la cosmovisión y principios de la democracia comunitaria de los Pueblos Indígenas, fundamento de la existencia misma de las diversas comunidades que hoy hacen parte del MAIS, para no repetir situaciones de otros partidos de base indígena y social que fueron cooptados por el clientelismo y las prácticas reprochables de la política tradicional. 

 

[1] Ver Reflexiones desde el Consejo de Fundadores del Movimiento Alternativo Indígena y Social – MAIS

[2] Circulo Juvenil de la Palabra MAIS

[3] Foro: “Valoración de la participación política de los pueblos indígenas en los 30 años de la Constitución de 1991”. Tercera Convención nacional del Movimiento Alternativo Indígena y Social -MAIS.