Ati Quigua: conocerla es crecer

Columna de Mar Candela sobre Ati Quigua

Es un placer para mí hablar de esta extraordinaria lideresa indígena Arhuaca (Iku). A nivel internacional, su gestión se ha destacado: En octubre de 2006 fue invitada a Bolivia por la Confederación Indígena y Campesina de Bolivia-COINCABOL-. En dicha oportunidad presidió la Comisión Octava de Complementariedad Hombre- Mujer y participó activamente con la ponencia “Visión de mujer frente a los procesos de gobernabilidad en América Latina”, en la que planteó la necesidad de establecer canales de comunicación entre las tradiciones del pensamiento indoamericano y las tradiciones del pensamiento occidental, promoviendo la interculturalidad, como diálogo, valoración, reconocimiento y respeto entre culturas.

Participó igualmente en abril de 2010, en el Encuentro de Mujeres Líderes del Continente, evento realizado en Guatemala (Bolivia, Colombia Ecuador y Guatemala), en el que la temática fue la Cosmovisión Originaria y Gobierno Local, dando testimonio como aporte al Gobierno Municipal. En el año 2010 fue invitada a la Conferencia Regional de Mujeres Líderes, en Lima Perú, a la que asistieron tres mujeres representativas de cada país de Latinoamérica, con el fin de evaluar los avances en la prevención de la Muerte Materna.

Este proceso la hizo merecedora del Premio Internacional Daniele Po 2016, que tiene una tradición internacional de reconocimiento a las mujeres y asociaciones que trabajan por el ambiente y los derechos Humanos. Con el patrocinio de la Unión Europea, Gobierno, Parlamento de Italia, la Universidad de Boloña. Esta colombiana. Es representante natural de la mujer del campo, de los sectores populares con una gran sensibilidad social y compromiso Creció en la sierra en la sierra Nevada de Santa Marta donde hizo su formación primaria y secundaria. Siendo muy joven se convirtió en la primera mujer indígena en ser elegida para ocupar una curul en el Concejo de Bogotá, durante 2 periodos de 2004 – 2007 y del 2007 al 2011 con un respaldo ciudadano expresados en 13.500 votos independientes. Ati afirma que en su campaña y gestión como concejal afrontó diferentes obstáculos y dificultades entre ellos la perdida de la curul por no tener 25 años como lo establecía el Estatuto Orgánico de Bogotá. Confrontó sin tatareo la falta de oportunidades, el racismo. . A una sociedad patriarcal que naturalizo el silencio de las mujeres indígenas, la violencia cognitiva, la estigmatización. También el centralismo virreinal: Doctrina y sistema de gobierno que concentra la acción política y administrativa en manos de un poder central, que asume las funciones propias de los organismos regionales y locales como en el caso del virreintano. Su compromiso con la equidad de género es indiscutible, con el fin de educar y concienciar a la ciudadanía sobre una vida libre de violencias constantemente promueve compartir de saberes en matera. Ati es madre cabeza de familia ha enfrentado el machismo con inteligencia ha logrado avanzar en su formación profesional como Administradora Pública, magister en Gobierno y políticas públicas y abrirse espacio para promover la paz. Afrontó los machismos propios de las estructuras de poder indígena y los heredados de la colonia ella sabe que no es fácil romper una tradición de exclusión política de las mujeres. Critica con vehemencia los impactos del modelo económico extractivo los cuales denomina la geopolítica de la sed, de la cuales son víctimas diversas comunidades a las cuales les queda la pobreza, enfermedad y desempleo. Promueve la construcción social del Buen Vivir como alternativa a la crisis del modelo de desarrollo y el empoderamiento de la sociedad civil en la toma de decisiones fundamentales para su bienestar como: agua limpia, aire puro, suelos vivos, alimentos sanos y autonomía y libertad energética.

Sé semilla de vida y paz movimiento que reúne 60 pueblos indígenas de la Sierra Nevada de Santa marta y la Amazonia de Colombia la eligió como su vocera natural para aspirar al senado de Colombia donde

Llegó a ser vicepresidenta del concejo y fue autora de iniciativas de acuerdo de gran importancia para una Bogotá equitativa, incluyente y sostenible. Por ejemplo; el Acuerdo que define los lineamientos para la política pública del agua, que se adoptó en Bogotá D.C mediante decreto 485 de 2011 que otorgo el mínimo vital a las familias que no tenían acceso al agua en la capital, el Acuerdo 194/2010 el cual promueve la integración regional rural a través de mercados campesinos para la región central, el Acuerdo 231/2006 para incentivar el cultivo y consumo de la quinua y los productos tradicionales andinos como complemento nutricional en el distrito, el Acuerdo 359/09, que define los lineamientos para la política pública indígena en el distrito; adoptado mediante el decreto 543 de 2011.

Como concejala de Bogotá adelantó debates de control político, con el fin de establecer los avances del Plan Integral Único de atención a la Población Desplazada, especialmente con relación a las mujeres, en tal condición. Sobre la situación de las madres cabeza de familia el 15 de marzo de 2010. Así mismo, con el fin de sensibilizar a las autoridades sobre la situación de la mujer frente a su salud sexual y reproductiva, propuso los siguientes controles políticos: “embarazo en adolescentes”, el 8 de noviembre de 2010; y la “mortalidad materna en la capital”, asunto que reviste trascendental importancia, puesto que la reducción de los fallecimientos de mujeres causados por embarazo, parto y postparto, es violencia obstétrica que afecta a las mujeres, comprometida con la defensa de un parto humanizado o respetado.

Realiza un acompañamiento de las comunidades étnicas, mujeres y jóvenes en los procesos de formulación de políticas públicas. Es una colombiana modelo de emancipación.

Por: Mar Candela / @femi_artesanal

Tomado de: https://www.publimetro.co/co/columnas/2017/10/17/ati-quigua-conocerla-crecer.html